Sequedad Vaginal en la Perimenopausia y la Menopausia

Sequedad Vaginal en la Perimenopausia y la Menopausia
5
(2)

La Sequedad Vaginal puede ocurrir en mujeres de todas las edades, pero suele ser muy común durante la Perimenopausia y la Menopausia.

Aproximadamente, la mitad de las mujeres que estamos en esta etapa hemos sufrido o sufren Sequedad Vaginal. Y muchas, dicen los expertos que un 90%, no busca tratamiento para sus síntomas.

Pero eso voy a intentar solucionarlo desde aquí, tu blog de salud femenina. Pero, como siempre te digo, lo primero es acudir al médico para que te dé un tratamiento adecuado a tu caso en particular.

Causas de la Sequedad Vaginal

Como te he comentado, son muchas las mujeres que no buscan un tratamiento para paliar la Sequedad Vaginal antes, durante y después de la Menopausia.

Los síntomas no solo incluyen sequedad, sino también irritación, e incluso dolor en las relaciones íntimas.

Por qué se producen Mareos en la Perimenopausia
  • Dolor, picor o ardor en la vagina.
  • Relaciones sexuales dolorosas
  • Sangrado leve después del coito
  • Secreción vaginal leve

Esta combinación de problemas, se conoce como Síndrome Genitourinario de la Menopausia (GSM).

El GSM puede llegar a reducir muchísimo la calidad de vida de las mujeres que lo padecen y puede llegar a convertirse en un problema crónico. Mientras que otros síntomas de la Perimenopausia, como pueden ser los sofocos o bochornos, van desapareciendo con el paso del tiempo por regla general, la Sequedad Vaginal suele persistir durante mucho tiempo.

Esto se debe a los cambios físicos, a la atrofia de los tejidos, que con el paso de los años, se van volviendo más delgados, secos y menos flexibles, debido a la bajada de los estrógenos. Y afecta a más de la mitad de las mujeres posmenopáusicas de entre 51 y 60 años.

Algunas de las causas por las que se puede padecer de Sequedad Vaginal son:

Muchos factores pueden causar una caída en los niveles de estrógeno, como:

  • Menopausia o perimenopausia
  • Parto
  • Amamantar a un bebé
  • Fumar
  • Cirugía para extirpar los ovarios.
  • Ciertos trastornos inmunes
  • Tratamientos contra el cáncer
  • Medicamentos antiestrógenos
  • Duchas vaginales – Ciertos jabones, lociones, perfumes y las duchas vaginales pueden llegar a alterar el pH de esta zona íntima y provocar sequedad.
  • Medicamentos para la alergia, el resfriado, asma… Suelen contener antihistamínicos, que pueden provocar una sequedad en todo el cuerpo, especialmente reduciendo la lubricación vaginal.
  • Algunos Antidepresivos.
  • Ansiedad, estrés.
  • Síndrome de Sjogren – Enfermedad autoinmune que puede provocar sequedad en los ojos, boca y vagina.
  • Bajo deseo sexual – Cuando se tiene la líbido baja, u otro tipo de problemas de esta índole, pueden provocar sequedad vaginal. Pero también sucede a la inversa. Es decir, que la sequedad puede empeorar la líbido.
Conócete mejor:  Cómo Combatir el Estreñimiento en la Menopausia

Cómo Tratar la Sequedad vaginal

Alrededor del 17% de las mujeres con edades comprendidas entre los 18 y 50 años sufren sequedad vaginal durante las relaciones íntimas, incluso antes de que llegue la menopausia. Ya sea porque no están lo suficientemente centradas en el «tema» o porque están muy estresadas.

Otras razones pueden estar relacionadas con la higiene, como te he comentado, o por estar mucho tiempo en piscinas y jacuzzis. Hay tratamientos médicos que también resecan las membranas mucosas, incluídos los tejidos vaginales.

Existen varios tratamientos muy simples para lubricar la zona:

1 . Lubricantes – Son muy parecidos a la lubricación que sucede de forma natural. Lo mejor es usar aquellos que son solubles en agua. No me extiendo mucho, porque de todo esto ya te he hablado en este artículo. Debes aplicar un poco de gel en la zona íntima antes de mantener relaciones.

2 . Hidratantes vaginales – La diferencia con los lubricantes, es que los primeros se utilizan para favorecer las relaciones íntimas. Mientras que estas se utilizan dos o tres veces por semana y su efecto puede durar hasta dos días. Están formulados para mantener una humedad constante, y mantener el pH adecuado. No tienen ni perfume, ni aroma, ni sabor. Los efectos de los hidratantes son a largo plazo, por lo que debes usarlo de forma regular por lo menos durante dos ó tres semanas.  

Gynea, por ejemplo, una línea de salud para la mujer, tiene en su amplia gama de productos laun hidratante vaginal llamado Melagyn. Contiene MPCTM (Milk Protein Complex), centella asiática (con efecto regenerador), ácido hialurónico (aporta un extra de hidratación) y árbol de té (suaviza el picor).

Lo ideal es que preguntes a tu médico que hidratantes vaginales te pueden ir mejor, porque los hay hasta con estrógenos.

En el caso de que la sequedad vaginal no remita o si los síntomas son muy intensos, el médico también te puede recetar algún estrógeno tópico, que puede aliviar tus síntomas. Este tipo de productos está disponible en cápsulas, crema, óvulos o anillo vaginal.

La sequedad vaginal puede llegar a ser un gran problema común en las mujeres que estamos en la Perimenopausia. Debido a las fluctuaciones en los niveles de estrógenos.

Las mujeres que experimentan una menopausia prematura o precoz, pueden padecer de sequedad vaginal, como resultado de la pérdida de hormonas. Estos cambios suelen ser más dramáticos porque esta menopausia ocurre de una manera más abrupta. Lo mismo sucede con los cambios hormonales en mujeres que han pasado por la quimioterapia.

Conócete mejor:  Efectos del Ácido Fólico en la Perimenopausia

Un problema silencioso

A pesar de que son muchas las mujeres que padecen de sequedad vaginal, todavía es un problema que no se habla claramente, porque muchas se sienten avergonzadas. Solamente, para que te hagas una idea, una cuarta parte de las mujeres buscan un tratamiento.

Recuerda, que como mujer que eres, vas a pasar un tercio de tu vida en un estado posmenopáusico. Por lo que debes asegurarte de mantener una buena calidad de vida antes de que llegue la Menopausia.

Debes tener en cuenta algunos puntos que te indicarán cuándo debes acudir a un médico, o ginecólogo.

  • ¿Sientes dolor, irritación, ardor o sequedad durante tus relaciones íntimas?
  • ¿Sufres de sangrado o manchado durante o después de las relaciones?
  • Cuando vas a la revisión anual, ¿el frotis se ha vuelto más doloroso o incómodo?
  • ¿Ha cambiado la apariencia de tu vagina?

Cuándo debes ir al médico

Si has respondido afirmativamente a alguna o todas las preguntas anteriores, debes acudir a tu médico de cabecera, que seguro te mandará al ginecólogo. Tanto uno como otro te pueden prescribir un tratamiento que se adapte a tu patología. Pero debes meterte en la cabeza que la sequedad vaginal es común en la mayoría de las mujeres, por lo que no te debe dar vergüenza.

Hablar de la sequedad vaginal con un médico te puede resultar un tanto desalentador, sin embargo, siempre vale la pena, ya que te podrá ayudar. Te voy a dar algunos consejos para que no te dé tanto apuro hablar del tema, y no te pierdas ninguna pregunta que le quieras hacer:

  • Haz una lista con todo lo que quieres preguntar
  • Trata las preguntas más importantes o más complicadas primero
  • Apunta todo lo que te recomienda tu médico
  • Si hay algo que no comprendes, pide que te lo aclare
  • Procura dar al médico toda la información que consideres relevante, incluido un historial de la afección, los síntomas, el impacto que tienen en ti , los factores de tu estilo de vida y cualquier medicamento que estés tomando.
  • Muchas mujeres encuentran que sus frotis se vuelven más difíciles, si este es el caso, habla con la enfermera sobre tus síntomas y pide información y consejos sobre la sequedad vaginal.

Hábitos de Higiene adecuados

Sequedad Vaginal en la Perimenopausia y la Menopausia

Es fundamental, en esta etapa especialmente, mantener unos hábitos de higiene adecuados. Porque la disminución del flujo vaginal y el envejecimiento de los tejidos pueden ayudar a la aparición de infecciones tanto vaginales como urinarias. Por lo que te dejo una serie de recomendaciones gracias a Ausonia.

  • Lávate una vez al día con agua y un jabón que tenga un pH neutro o un poco ácido (pH = 7 o un poco menos).
  • Después de ir al baño, límpiate siempre de delante hacia atrás.
  • Lávate bien tu zona íntima antes y después de mantener relaciones.
  • Utiliza ropa interior de algodón y huye de la ropa interior ajustada o los panties.
  • Las toallitas húmedas son buenas para mantener una higiene adecuada fuera de casa.
Conócete mejor:  Depresión en la Perimenopausia, la montaña rusa de las emociones

Remedios Naturales

Sé que puedo ser muy repetitiva, pero os recuerdo que, aunque son productos naturales, pueden tener algún efecto adverso, ya sea porque a vuestro organismo no les sienta bien, o porque interactúan con algún medicamento… Por lo que antes de tomar nada, es muy importante consultar a vuestro médico.

1 . Batido de plátano – Es una excelente idea porque es rico en magnesio. El magnesio favorece la vasodilatación, que quiere decir que aumenta la circulación sanguínea. También mejora el sistema nervioso central, mejora la libido, produce más hormonas sexuales y favorece la lubricación. Solo tienes que batir un plátano, 1 vaso de leche de soja y un puñado de almendras.

Por qué se producen Mareos en la Perimenopausia

2 . Infusión de hojas de morera – Las hojas de los árboles que producen mora negra, son ricas en fitoestrógenos que disminuyen la fluctuación de las hormonas. Y reducen algunos síntomas como la reducción de la líbido o la sequedad. Solo tienes que hervir una taza de agua y dejar infusionar unas hojas de morera.

3 . Infusión de Cimífuga – Esta planta también contiene fitoestrógenos vegetales. Prepara hirviendo una taza de agua y añadir las hojas secas en el agua hirviendo. Dejas reposar.

4 . Infusión de Ginseng – (cuidado si tienes la tensión o presión elevada). El ginseng aumenta el óxido nítrico del organismo. Mejora la circulación sanguínea, especialmente en la zona íntima. Como aumenta el flujo de la sangre en la pelvis, se lubrica más de forma natural.

Webgrafía

Sequedad Vaginal en la Perimenopausia y la Menopausia

¿Te ha gustado este artículo?

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *