Piel Seca en la Perimenopausia: una gran conexión hormonal

Piel Seca en la Perimenopausia: una gran conexión hormonal

Spread the love

¿Enfrentando el problema de la Piel Seca en la Perimenopausia? Casi todas las mujeres durante la Perimenopausia y Menopausia conocemos los sofocos, la ansiedad o el aumento de peso. Y también casi todas estamos familiarizadas con todos estos síntomas y algunos más. Pero también hay que hacer frente a la piel seca y a esos picores terribles… ¿Por qué sucede esto?

La respuesta es muy simple. La culpa de todo la tienen las hormonas, principalmente los estrógenos. Curiosamente, o no, la mismas hormonas que están presentes en tanto cambios en nuestro cuerpo, también es la responsable de los problemas de la Piel Seca en la Perimenopausia.

Por qué se seca la piel en la Perimenopausia y Menopausia

El estrógeno es una hormona potente. Estimula la maduración del cuerpo de una niña en la pubertad y ayuda a mantener fuertes los huesos de una mujer.

Piel Seca en la Perimenopausia: una gran conexión hormonal

Otras propiedades de los estrógenos son:

  • Estimula la formación de colágeno
  • Genera unos aceites suavizantes en la piel

Por eso, a medida que se va acercando la Menopausia, y se disminuye la producción de estrógenos, la piel se va secando cada vez más y comienzan los temidos picores.

Las oscilaciones tanto de los estrógenos como del resto de hormonas, no solo son las responsables de la reducción de la producción de «aceites naturales» del organismo, sino que también reducen la capacidad del cuerpo de retener la humedad.

¿Cómo comienzas a notar que tienes la Piel Seca en la Perimenopausia? Si antes tenías la piel grasa y ahora notas que la zona «T» está más reseca, o que los codos se escaman, es posible que sea un indicio de que comienzas a sentir esa sequedad. Y si tienes la piel seca, ya no te cuento. Comprobarás como si se «rompiera o rajara» la piel. Y puede suceder en todo el cuerpo.

La Piel Seca puede aparecer en casi cualquier zona. Desde la cara, espalda, pecho, codos, piernas, genitales, hasta incluso las uñas.

Estos cambios en la piel pueden comenzar al principio de la Perimenopausia, y suelen ser permanentes. Por suerte, aliviar el picor y combatir la Piel Seca en la Perimenopausia y la Menopausia está en buena parte en tus manos.

Consejos para el cuidado de la Piel Seca en la Perimenopausia

Para ayudar a combatir la Piel Seca en la Perimenopausia existen una serie de consejos que puedes seguir:

READ  Cómo afecta el Deseo Sexual en la Perimenopausia y Menopausia

1 . Apuesta por los ácidos grasos esenciales: Como, por ejemplo, el famoso Omega 3. Que puedes encontrar en el salmón, las nueces, los huevos o los aceites de algas. Ayudan a producir una barrera natural de aceite en la piel. Apuesta por una dieta que no contenga este tipo de ácidos grasos puede dejar una piel más seca, con picor, y propensa al acné.

La mayoría de nosotras tenemos una dieta baja en omega-3 y no hace falta comprar si no quieres suplementos. Con que añadas a tu dieta unas sardinas, soja, aceite de cártamo o semillas de lino, ya lo estás ingiriendo de manera natural.

2 . Utiliza protectores solares – Mantener la piel sana también incluye protegerla de los rayos solares. Opta por utilizar un protector solar con un FPS 15 o superior.

Y si piensas que porque un día amanezca nublado no vas a necesitar un protector solar, estás muy equivocada. La luz ultravioleta de los rayos solares, penetra a través de las nubes, la niebla y especialmente en la nieve.

3 . Di adiós a las duchas y baños muy calientes – Los baños y las duchas muy calientes te pueden hacer sentir mejor. Pero son durísimos con la piel. El agua caliente elimina los aceites naturales de la piel porque los poros se abren mucho. Opta por duchas más cortas y con agua tibia.

  • Utiliza un jabón suave – Los jabones perfumados, antibacterianos o desodorantes pueden ser fuertes, y eliminar los aceites esenciales de tu cuerpo y pueden dejar la piel aún más seca y con picor.
  • Recuerda hidratar – Cuando estés seca, aplica una loción humectante. Yo soy gran amante del aceite de coco y de la manteca de Karité orgánicos.

4 . Al secarte con la toalla, sé amable – Con esto me refiero a que no te frotes como una posesa. Es mucho mejor cubrirte con la toalla o albornoz y dejar que la piel se seque por sí sola. Puedes ayudar acariciando con suavidad con la toalla, pero nunca frotando. La piel se va volviendo más fina y frágil con la edad. Y, por lo tanto, es más propensa a la irritación.

Piel Seca en la Perimenopausia: una gran conexión hormonal

5 . Apuesta por el uso de mascarillas hidratantes – Las mascarillas faciales son una estupenda manera de agregar ingredientes nutritivos y relajantes a la piel.

6 . Usa humidificadores – depende de donde vivas, de si en tu casa u oficina en invierno o en verano se usan calefacción u aire acondicionado, es muy posible que notes que tu piel te pica mucho más. Apuesta por el uso de un humidificador. Yo siempre tengo uno al lado de mi ordenador. Además, le añado aceite esencial dependiendo de mi estado de ánimo de lavanda o limón.

READ  Fatiga en la Perimenopausia, ¿por qué me siento tan cansada?

7 . Nunca viene mal una exfoliación – Tampoco es una mala idea hacer una exfoliación suave dos veces por semana para eliminar las células muertas de la piel, iluminar y permitir que los productos penetren más fácilmente en la piel.

8 . Mantén tu piel hidratada por dentro – Bebe suficiente agua durante el día. Aproximadamente unos ocho vasos de agua diarios.

Piel Seca y Picores van unidos

Los cambios hormonales de la Perimenopausia no son las únicas causas de piel seca. El hipotiroidismo , las infecciones por hongos, las deficiencias de ciertas vitaminas y otros problemas también pueden provocar problemas de la piel.

Si llevas un régimen cuidadoso de cuidado de la piel y aún tiene problemas de piel seca, puede ser hora de hablar con un dermatólogo.

La Perimenopausia y la Menopausia pueden provocar muchos cambios en la piel. El acné , las arrugas y el adelgazamiento de la piel pueden aparecer también, lo que hace difícil descubrir cómo cuidarla adecuadamente. Un dermatólogo puede ayudarte a desarrollar un tratamiento adaptado a tus necesidades particulares.

Piel Seca en la Perimenopausia: una gran conexión hormonal

La consecuencia del picor es que existe una alteración en la piel porque la barrera cutánea está dañada. El sistema inmunitario está intentando «defenderla» por lo que libera una gran cantidad de histamina. Esta hormona actúa como un gran dilatador de los vasos sanguíneos, y eso hace que se provoquen las rojeces, el picor…

La piel tiende a reaccionar de una forma exagerada ante estos estímulos que no afectarían a la piel normal, pero sí que lo hacen a una piel sensible. Esta reacción puede ser desde un leve picorcito a una molestia insoportable, que obliga a rascarte de manera descontrolada, pudiendo causar algunas veces lesiones.

Erin Palinski, autora del libro «Belly Fat Diet for Dummies«, escribió que «la reducción del estrógeno hace que el cuerpo disminuya la producción de aceites corporales, así como reduce la capacidad del cuerpo para mantener la humedad«.

Si tu piel es sensible, con afecciones como la rosácea ( como es mi caso) y acné, prueba a combatir esos picores y esa sensación de sequedad extra con la ingesta de más alimentos con vitamina A. Como verduras de hoja verde, zanahorias, batatas y pavo. Esta vitamina es un ingrediente principal en muchos medicamentos para el acné.

READ  Pérdida de Memoria en la Perimenopausia

La vitamina A es conocida por sus beneficios sobre la salud general de la piel y ayuda a prevenir la sobreproducción de células en la capa externa de la piel, lo que significa menos poros obstruidos y, en última instancia, menos imperfecciones.

A veces, no se trata de lo que debes comer o evitar, sino de lo que le falta a tu organismo… Muchas mujeres que en la perimenopausia sufren de acné, en realidad tienen una deficiencia de zinc, que pueden controlar comiendo moluscos, semillas de calabaza, jengibre, nuez, avena y huevos. Y evitar los lácteos y el azúcar. Además, prueba a añadir a tu dieta aceite de linaza, es un estupendo antiinflamatorio natural.

En el caso de rosácea, es mejor huir de todo tipo de picantes, del alcohol, de situaciones tensas o lugares con excesivo calor.

El aceite de Onagra (yo lo tomo en perlas) es estupendo para el cuidado de la piel. Debido a su alto contenido en ácido linolénico, ácido gamma-linolénico y vitamina E puede ayudar a aliviar bochornos y sofocos, eccemas cutáneos, carencias de ácidos grasos esenciales, falta de hidratación de las mucosas, colesterol alto, retención de líquidos, etc. Otro de sus grandes beneficios es que ayuda a mantener una piel sana. Es muy utilizado en la cosmética como hidratante ya que ayuda a mantener la frescura y suavidad natural de la piel.

Para un alivio instantáneo del picor de la piel, añade una cucharada de avena a tu baño. La avena contiene productos químicos calmantes que ayudan a reducir el picor y la inflamación. 

Si no tienes bañera, otra opción es ayudarte aplicando compresas de agua fría. También puedes probar el siguiente remedio: mezcla tres gotas de aceite esencial de caléndula y otras tres gotas de aceite de orégano con un poco de aceite de oliva. Aplica la mezcla sobre la zona que te pique varias veces al día con la ayuda de una gasa o un algodón limpio. Notarás como te calma.

El ácido láctico de la leche es otro calmante para la piel seca. Como ejemplo, coge un paño empapado en leche y cubre una parte de tu cuerpo (deja que actúe unos 5 minutos) y observa si notaste alivio…

Fuentes:

https://www.webmd.com/women/hypothyroidism-underactive-thyroid-symptoms-causes-treatments#1

https://www.webmd.com/women/video/corio-perimenopause

https://www.webmd.com/skin-problems-and-treatments/acne/ss/slideshow-acne-dictionary

https://www.womenshealthnetwork.com/blog/remedies-for-dry-skin-in-menopause.aspx

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *