Problemas Digestivos en la Perimenopausia y en la Menopausia

Problemas Digestivos en la Perimenopausia y en la Menopausia
0
()

Es muy importante tener un sistema digestivo saludable porque contribuye más de lo que crees en hacernos sentir bien. Sin embargo, puedes encontrar diferentes Problemas Digestivos en la Perimenopausia y en la Menopausia debido a los cambios hormonales.

Estos Problemas Digestivos se pueden presentar de diversas formas, como por ejemplo exceso de gases, estreñimiento, dolor abdominal o aumento de peso. Por eso es muy importante establecer qué es lo que te afecta para lograr encontrar la solución más efectiva posible.

¿Por qué se producen Problemas Digestivos en la Perimenopausia y en la Menopausia?

A medida que nos vamos acercando a la Menopausia, el cuerpo experimenta diferentes cambios hormonales que te he explicado en diferentes ocasiones. Estos cambios pueden llegar a tener ciertos síntomas inesperados en el organismo, incluso el sistema digestivo se ve afectado.

Dolores en la Perimenopausia ¿qué relación existe?

Los estrógenos tienen un impacto directo en el cortisol, conocido como la hormona del estrés. Cuando los niveles de estrógenos son elevados, el cortisol está bajo, por lo que se mantienen los niveles de azúcar en la sangre. Pero, a medida que va avanzando la Perimenopausia, estos niveles disminuyen, eso significa que el cortisol no se controla adecuadamente.

Con la influencia calmante de los estrógenos, la adrenalina puede desencadenarse rápidamente. Esto hace que el sistema digestivo no funcione adecuadamente. Y pueden aparecer ciertos problemas digestivos.

Los gases se pueden acumular y es cuando notas que te sientes más hinchada. Los alimentos pueden no descomponerse por completo y causan estreñimiento. El ácido gástrico puede llegar a dañar el revestimiento mucoso de las paredes del estómago y causar dolor abdominal o digestiones pesadas.

Cambiar pautas alimentarias para aliviar los Problemas Digestivos

Existen tanto problemas digestivos que, es mejor acudir a un especialista, para que te realice las pruebas pertinentes y te prescriba los medicamentos que te funcionarán mejor, en función de tus síntomas.

Pero existen una serie de medidas que puedes comenzar a poner en práctica para ir mejorando, poco a poco, esos Problemas Digestivos en la Perimenopausia y en la Menopausia.

Problemas Digestivos en la Perimenopausia y en la Menopausia

1 . Mastica los alimentos – Masticar adecuadamente la comida es el mejor proceso para comenzar a cambiar. Si porque tienes prisa o porque sueles comer rápido por naturaleza, tu estómago tiene que trabajar el doble y es posible que no pueda descomponer los alimentos de forma efectiva.

Conócete mejor:  Piel Seca en la Perimenopausia: una gran conexión hormonal

2 . Toma tu tiempo para comer – Alimentarse deprisa y corriendo es malísimo para el sistema digestivo porque este no puede funcionar a su nivel óptimo.

3 . Piensa en lo que estás comiendo – Existen una serie de alimentos que tienen una mayor facilidad para descomponerse en el sistema digestivo que otros.

Para que te hagas una idea. Por causas ajenas a la Perimenopausia, durante un año estuve luchando contra una bacteria llamada «Helicobacter Pylori«. Los efectos secundarios ( no sé muy bien si de la bacteria o de la cantidad de antibióticos que tuve que tomar) me crearon reflujo gastroesofágico y gastritis crónica. Por lo que debo llevar una alimentación lo más adecuada posible a mis síntomas. Pues bien, yo solía comer espinacas y no entendía por qué, al ser un alimento vegetal, me sentaba tan mal. Pues la doctora me dijo que no sabía lo que estaba haciendo; un plato de espinacas cocinadas tardan más en digerirse que un entrecot o un bistec de ternera. Es más, se gastan más calorías digiriendo las espinacas que las propias calorías que tiene esta verdura…

Con esto quiero decir que, debes dejarte asesorar por un buen especialista en nutrición, porque muchas veces crees que estás comiendo adecuadamente y no es así…

Por ejemplo, los estimulantes como el café, el alcohol, el azúcar refinado aumentan la tensión tanto en la digestión como en el sistema nervioso.

4 . Bebe suficientes líquidos – No solo es bueno mantener la hidratación de tu piel para no notarla seca. Sino también debes hidratar tu organismo desde el interior. El agua diluye los ácidos responsables de la indigestión y ayuda a ablandar las heces. La falta de humedad puede provocar dolores abdominales y estreñimiento.

5 . Toma prebióticos y probióticos – Los prebióticos y los probióticos aumentan la cantidad de bacterias buenas en los intestinos y ayudan a mejorar la digestión. El lactobacillus es bueno para la salud intestinal. Estas bacterias amigables también se encuentran en productos fermentados: yogur natural, miso (pasta de soja fermentada), pan de masa fermentada y bebidas de soja.

Conócete mejor:  Retención de Líquidos en la Menopausia

Qué alimentos puedes comer para mejorar tu Sistema Digestivo

Los fitoestrógenos (compuestos vegetales) imitan los efectos del estrógeno y ayudan a equilibrar las hormonas. Por lo que pueden ayudar con algunos problemas digestivos:

Legumbres : (garbanzos, lentejas, guisantes), maíz, alfalfa y arroz integral.

Problemas Digestivos en la Perimenopausia y en la Menopausia

Frutos Secos : las almendras particularmente son buenísimas, y también las nueces, los anacardos y los cacahuetes.

Semillas : por ejemplo, la linaza molida, el sésamo, las semillas de girasol y de la calabaza.

Granos integrales : como el centeno, cebada y avena, trigo integral, granola, salvado y muesli.

Productos de soja : este alimento tiene sus pros y sus contras. Ya te hablé sobre las isoflavonas de soja, por lo que antes de tomarlo es mejor que lo leas. Puedes tomar leche de soja, yogures, etc.

Fibra : estupenda porque previene el estreñimiento. Come más cereales enteros, brócoli, pepino, manzanas, coliflor y avena.

Omega-3 : es la estrella de la digestión. Tiene poderes antiinflamatorios que ayudan a promover bacterias estomacales saludables y a mantener sanas las membranas celulares. Encontrarás Omega-3 en nueces, chía y semillas de lino, yemas de huevo, salmón, caballa, anchoas, sardinas y arenques.

Cúrcuma : añade a tus platos un poco de este potente antiinflamatorio natural. Puede calamr tu estómago y protegerlo de los ácidos.

Las semillas de hinojo, alcaravea, cardamomo y anís estrellado también pueden ayudar a lidiar con problemas digestivos. El hinojo es un potente digestivo no reconocido; aliviar los gases, la hinchazón y los dolores de estómago.

Regaliz : ¡Cuidado si eres hipertensa!!! Yo siempre tengo regaliz en mi casa porque descubrí que es un corticoide natural. Pero lo que en España se conoce como «palo dulce o palodul», es decir la raíz del regaliz, masticada, es muy buena para la acidez y el reflujo. También puedes hacerte una infusión de regaliz.

Tés de hierbas : este tipo de infusiones sin teína, como la menta, el jengibre y la manzanilla ayudan con las náuseas y alivian el sistema digestivo. La infusión calmante de hinojo tiene también propiedades antisépticas. Siempre que sea posible, usa productos frescos para hacer estas infusiones.

Qué debes evitar para no sufrir más los Problemas Digestivos

Hay algunos alimentos y bebidas que deberías evitar si tienes Problemas Digestivos en la Perimenopausia y la Menopausia.

Conócete mejor:  Menstruación Irregular en la Perimenopausia

1 . El pan blanco y la pasta – Pueden pasarte factura en la digestión provocando hinchazón, calambres y flatulencias. Así que come menos cantidad o córtalo por completo.

2 . El alcohol, las grasas hidrogenadas, los carbohidratos refinados y el azúcar están en la lista negra debido a los estragos con el cortisol (acuérdarte, la hormona del estrés) que ocasionan. El cortisol aumenta la producción de ácido gástrico que conduce al reflujo ácido y también puede causar problemas con la digestión.

3 . La cafeína puede activar el intestino y provocar calambres y diarrea. Si cortas el café, podrás notar una posible mejoría en tus síntomas.

Cambiar de estilo de vida para combatir los Problemas Digestivos

1 . Haz ejercicio – Ya te lo he dicho muchas veces, pero en este caso, y si sufres de estreñimiento, moverse es fundamental. Te lo digo por propia experiencia. Aunque sea salir a pasear durante media hora al día o hacer algunos ejercicios de Taichi. Te dejo unos ejercicios de Taichi para principiantes que suelo seguir muy a menudo.

2 . Mantén la calma y procura controlar tu estrés – Cuando estás muy nerviosa, puedes llegar a comer demasiado, o muy rápido, e incluso abusar de alimentos refinados y ricos en carbohidratos. Todo ello aumentará tus problemas digestivos. Opta por controlar el estrés con ejercicios de meditación o yoga. De este modo reducirás los niveles de cortisol (hormona del estrés). Está científicamente comprobado que la meditación segrega un sinfín de hormonas beneficiosas para el organismo, como serotonina o la oxitocina, y produce también analgésicos naturales.

3 . Identifica los desencadenantes – Si es un problema persistente, mantén un registro de lo que has comido, cuándo lo has ingerido y los niveles de estrés que has experimentado antes de que tu problema digestivo específico atacara. 

Webgrafía

Problemas Digestivos en la Perimenopausia y en la Menopausia

¿Te ha gustado este artículo?

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *