Dolores en la Perimenopausia ¿qué relación existe?

Dolores en la Perimenopausia ¿qué relación existe?
5
(3)

Amiga, te prometo que hay días en los que me siento pura gelatina. No hay una cosa que no me duela. Me quejo de las lumbares, de las cervicales, de los ovarios, de las mamas, de dolores de cabeza y un sinfín de síntomas más. Y me pregunto muchas veces qué relación tienen estos Dolores en la Perimenopausia.

Si a ti te sucede lo mismo que a mí, estate atenta a este artículo porque voy a intentar hablarte de la relación posible de estos Dolores en la Perimenopausia y la Menopausia.

¿La Perimenopausia causa dolor?

Como ya te he contado en infinidad de ocasiones, la Perimenopausia viene dada por la fluctuación de las hormonas, que van disminuyendo, hasta que llegamos a la Menopausia. Debido a estas oscilaciones hormonales, muchas zonas del organismo se ven afectadas, como es el caso de:

Dolores en la Perimenopausia ¿qué relación existe?
  • Sistema reproductivo
  • Tracto vaginal
  • Sistema urinario
  • Sistema nervioso
  • Corazón
  • Cerebro
  • Huesos
  • Piel

Y uno de los síntomas más común que se suele asociar con estos cambios hormonales es el dolor.

Para que me entiendas mejor. El ciclo menstrual, se regula por dos hormonas (hormona luteinizante y hormona folículo estimulante) que se producen en la glándula pituitaria. Ambas hormonas estimulan a los ovarios para que produzcan estrógenos y progesterona.

Pero, durante la Perimenopausia y la Menopausia, estas hormonas tienen unas oscilaciones muy grandes que pueden llegar a causar diferentes síntomas dolorosos, como pueden ser los que te voy a relatar.

Calambres o sensibilidad en los pechos

Los cambios en la menstruación pueden ir acompañados de calambres, incluso más fuertes de los que notabas antes. También es muy probable que notes una mayor sensibilidad en los pechos tanto antes como durante la menstruación. Durante los períodos irregulares notarás muchos cambios tanto en la cantidad como en la forma en la que menstruas. No me quiero extender, porque todo eso ya te lo he contado en este artículo.

Migrañas

Dolores en la Perimenopausia ¿qué relación existe?

Las bajadas y subidas de estrógenos están muy relacionadas con los Dolores en la Menopausia, especialmente con las migrañas o jaquecas. Puedes notar estos dolores de cabeza muy intensos por primera vez o notar que han aumentado tanto en frecuencia como en intensidad.

Conócete mejor:  Dolor de Pechos en la Perimenopausia

Hay quienes notan una reacción completamente inversa. Es decir, notan que los episodios de dolores de cabeza cuando entran en esta etapa han disminuido. Esto puede deberse a que los niveles altos de estrógenos pueden provocar dolores de cabeza y, su disminución, puede aplacarlos.

Dolores en las Articulaciones

La Perimenopausia y la Menopausia pueden ser las causantes de los dolores en las articulaciones. Puedes notar dolor en rodillas, hombros, cuello, codos, manos, lumbares, etc.

E incluso, antiguas lesiones articulares pueden comenzar a dolerte de nuevo. Conforme vaya pasando el tiempo, es posible que notes más molestias o dolor en zonas que te molestaban, pero ahora lo notas más agudo.

Esto sucede porque los estrógenos ayudan a reducir la inflamación. Pero, a medida que van disminuyendo, la inflamación puede aumentar, por lo que se pueden notar estas molestias e incluso se puede llegar a padecer de artritis relacionada con esta etapa.

Hematomas

No solo el interior del cuerpo se ve afectado por esta oscilación hormonal. Los bajos niveles de estrógenos afectan mucho a la elasticidad de la piel. También disminuye su capacidad para retener agua, algo muy importante, porque la piel la usa para amortiguar las lesiones.

Esto provoca que la piel esté más fina y, a causa de ello, vas a notar que un golpecito de nada, puede llegar a provocar un hematoma (moratón) muy doloroso.

Ten cuidado con el dorso de las manos, porque es muy sensible a este tipo de hematomas.

Fibromialgia

Si has sido diagnosticada con fibromialgia, puede aumentar tu sensibilidad a los Dolores en la Perimenopausia y la Menopausia.

La fibromialgia es una enfermedad que conlleva un dolor crónico que, muchas veces, es diagnosticado por primera vez en mujeres que están o en la Perimenopausia o en la Menopausia.

Algunos síntomas que se dan en esta etapa, como puede ser el dolor, el cansancio o la sequedad vaginal, se añaden a los propios de esta enfermedad. Por ese motivo, no suele ser fácil diagnosticar qué problema es el que causa estos síntomas.

Conócete mejor:  Problemas Digestivos en la Perimenopausia y en la Menopausia

Dolor durante las relaciones sexuales

Ya te he contado cómo afecta la Perimenopausia en las relaciones sexuales. Pero otro síntoma que también puede acompañar a tu «relación de pareja» es el dolor. Durante el coito es posible que notes que tienes mucha más sensibilidad, más dolor, cosa que dificulta el momento de la intimidad.

Los estrógenos ayudan a mantener elásticos los tejidos vaginales. También ayudan a producir humedad o lubricación en la vagina, algo que ayuda a que el sexo sea más cómodo. 

A medida que disminuyen los niveles de estrógenos, los tejidos vaginales se vuelven más finos. Esto puede hacer que las relaciones sexuales sean dolorosas. La vagina también se vuelve menos lubricada y es más propensa a la inflamación y sequedad.

Dolores en la Perimenopausia ¿qué relación existe?

También puede suceder que la vagina se atrofie. Este problema viene acompañada de unos síntomas del tracto urinario como son:

  • Fuga urinaria
  • Ardor al orinar
  • Necesidad urgente de orinar

Los cambios en los niveles hormonales también pueden crear una reducción en el deseo sexual y una menor capacidad para ser estimulada sexualmente. Esto puede hacer más difícil todavía la lubricación de la vagina.

Pero, por suerte, existen en el mercado lubricantes vaginales que son mano de santo.

Las relaciones sexuales dolorosas pueden disminuir tu calidad de vida si no se tratan a tiempo. Algunos tratamientos pueden ser:

  • El uso de lubricantes vaginales antes del coito.
  • El uso diario de humectantes vaginales que alivian la irritación y la sequedad.
  • Tomar alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 ayuda a mantener más altos los niveles de humedad vaginal.
  • Mantenerte hidratada bebiendo mucha agua u otras bebidas con alto contenido de electrolitos.
  • La aplicación de cremas tópicas que contienen estrógenos.
  • Mantener una vida sexual activa puede ayudarte a aumentar el flujo sanguíneo hacia la vagina y reducir el estrechamiento de las paredes vaginales.

Otras formas de aumentar el flujo de sangre hacia la vagina pueden ser la acupuntura, el ejercicio aeróbico y el yoga.

Te dejo un vídeo en el que se muestra cómo trabajar el suelo pélvico con unos sencillos ejercicios de yoga:

Cuándo hablar con tu médico

Nunca esperes para pedir ayuda en caso de dolor. Como siempre te recomiendo, no dudes en hablar con tu médico antes de comenzar cualquier tratamiento por tu cuenta, para determinar los beneficios y los riesgos para tu salud.

Conócete mejor:  Efectos del Ácido Fólico en la Perimenopausia

La mayoría de los dolores en la perimenopausia y en la Menopausia se pueden reducir o eliminar con algún remedio casero, tratamiento médico o con pequeños cambios en el estilo de vida.

El tipo de molestia o dolor que sufras puede determinar qué tipo de médico debes consultar. Aunque lo más probable es que quieras consultar primero con tu ginecólogo.

Tu médico te pedirá un análisis de sangre para determinar los niveles hormonales. También puede hacerte una prueba del tiroides, ya que este órgano, presenta muchos síntomas similares a los de la Menopausia.

El dolor relacionado con la Perimenopausia es bastante común. La mayoría de los dolores y molestias, incluso los relacionados con las relaciones sexuales, pueden reducirse o eliminarse con tratamiento. 

El ejercicio es muy bueno

Mantenerte activa te puede ayudar a reducir los dolores y tonificar los músculos, lo que te hará menos susceptible a las lesiones. Si notas que las rodillas doloridas te dificultan el poder correr, bailar o caminar a paso ligero, intenta usar rodilleras, por ejemplo. Proporcionan una compresión que te puede ayudar a mantener las rodillas activas. 

También puedes renunciar a la pista de atletismo por la piscina. Nadar es una alternativa fácil para el cuerpo y puede ayudarte a olvidar cualquier dolor que sientas.

Otras formas de reducir el dolor pueden incluir un masaje muscular profundo, acupuntura, aplicación de calor o frío e hipnosis. 

Si fumas o tienes otros hábitos que afectan negativamente su salud, intenta eliminarlos. 

Webgrafía

Dolores en la Perimenopausia ¿qué relación existe?

¿Te ha gustado este artículo?

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

3 pensamientos sobre “Dolores en la Perimenopausia ¿qué relación existe?”

  1. Pingback: Cómo Combatir el Estreñimiento en la Menopausia

  2. Pingback: Beneficios del Omega 3 en la Menopausia

  3. Pingback: Beneficios del Aceite de Onagra en la Perimenopausia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *