¿Es bueno tomar Isoflavonas de Soja en la Perimenopausia?

¿Es bueno tomar Isoflavonas de Soja en la Perimenopausia?

Spread the love

Desde hace años existe un debate abierto entre las amantes de las Isoflavonas de Soja en la Perimenopausia y Menopausia y entre sus detractoras.

Tanto la Perimenopausia como la Menopausia se asocian con muchos síntomas desagradables que varían en cada mujer. Aunque la terapia de reemplazo hormonal (TRH) se considera el modo de tratamiento más eficaz para estos síntomas, su uso se asocia con un mayor riesgo de cáncer de mama, cáncer de endometrio y eventos tromboembólicos. Por eso, muchas mujeres toman isoflavonas de soja como una supuesta alternativa más segura a la TRH, a pesar de que la evidencia científica de su eficacia es escasa o inexistente.

Se han realizado muchísimos estudios acerca de los efectos sobre las mujeres de las Isoflavonas de Soja en la Perimenopausia y en la Menopausia, y hoy voy a intentar explicarte de la forma más sencilla posible sus efectos, tanto positivos como negativos, que los hay.

Para qué sirve tomar Isoflavonas de Soja en la Perimenopausia y la Menopausia

¿Es bueno tomar Isoflavonas de Soja en la Perimenopausia?

Tomar Isoflavonas de Soja en la Perimenopausia y Menopausia se ha puesto muy de moda en los últimos años.

Aunque las investigaciones existentes son prometedoras al respecto, no está claro cómo de bien funciona la soja o soya para reducir los síntomas de esta etapa. 

Algunas mujeres parecen beneficiarse, mientras que otras no. También hay cierto debate sobre los riesgos potenciales asociados con la soja. 

Las Isoflavonas de Soja se componen de fitoestrógenos ( estrógenos naturales) que se encuentran en una amplia gama de alimentos vegetales. Si comes frutas, verduras, legumbres y algunos cereales, obtienes fitoestrógenos en tu dieta a diario. Una dieta que sea rica en frutas y verduras es muy rica en fitoestrógenos naturales en cantidades saludables, y entre estos alimentos, la que más puede llegar a tener es la soja.

¿Qué pueden hacer los fitoestrógenos por ti?

«Fito-» es una palabra raíz griega que significa «planta». El estrógeno, como ya sabes, es una hormona femenina que regula las funciones tanto en mujeres como en hombres. Los fitoestrógenos, aunque basados ​​en plantas, funcionan de manera muy similar al estrógeno animal en los humanos. Cuando comemos fitoestrógenos, nuestro organismo puede responder como si nuestro propio estrógeno estuviera presente.

Es decir, que hasta cierto punto, los fitoestrógenos pueden llegar a servir como un tipo de terapia de reemplazo hormonal natural. 

Sofocos en la Menopausia, cómo evitarlos

Debido a que imitan a los estrógenos del cuerpo, los fitoestrógenos logran algunas de las mismas cosas. Otros beneficios potenciales de los fitoestrógenos son:

READ  Qué relación hay entre Cáncer de Mama y Menopausia

1 . Alivio de los sofocos – La Perimenopausia es una etapa bastante complicada en la vida de una mujer. Suele comenzar, por regla general, a los 40 años. Durante este tiempo, el organismo va dejando de producir tantas hormonas femeninas. Entre ellas se encuentran los estrógenos. Un estudio demostró que los fitoestrógenos reducen mucho los sofocos. Aunque los resultados no fueron concluyentes con el resto de los síntomas y no se llegó a un consenso.

2 . Prevención de la Osteoporosis – Existen otros estudios que han demostrado que los fitoestrógenos pueden ayudar a prevenir la pérdida ósea en las mujeres de una edad avanzada. Se sabe que el estrógeno natural ayuda a mantener la densidad ósea normal. Cuando las mujeres envejecemos, los niveles de estrógeno disminuyen, volviéndonos más vulnerables a la osteoporosis.

Debido a que los fitoestrógenos actúan como el estrógeno, tomarlos puede evitar que esto suceda. Aún así, se necesita más investigación antes de que un médico recomiende este uso.

Efectos adversos de los Fitoestrógenos de las isoflavonas de soja en la Perimenopausia y Menopausia

Unos estudios de laboratorio (en animales) mostraron que el tratamiento con fitoestrógenos (isoflavonas de soja) tuvo efectos adversos graves. Se demostró que el uso extenso de fitoestrógenos suplementarios causaba en dichos animales adenocarcinoma endometrioide de grado 1 del endometrio.

El investigador McLachlan et al descubrió que la ingesta de fitoestrógenos afecta el crecimiento de los senos y la lactancia y tiene un papel en enfermedades uterinas como los fibromas y la endometriosis. 

Se ha demostrado que el chaparral, un producto que contiene estrógenos, está asociado con la hepatitis tóxica aguda no viral.

Por lo tanto, existe una confusión total sobre la efectividad de estos productos.

Los efectos beneficiosos de las isoflavonas de soja en el hueso son específicos de cada etapa de la vida y dependen de la cantidad de receptores de estrógenos y de los antecedentes de hormonas endógenas. Es decir, que dependen de cada mujer.

Resumiendo, la eficacia y la seguridad a largo plazo de los fitoestrógenos de las Isoflavonas de soja en la Perimenopausia y Menopausia no está regulada por la Administración de Alimentos y Medicamentos. Porque hay muchas desventajas enfrentadas a las propiedades que poseen.He encontrado un cuadro con los pros y los contras de las Isoflavonas de soja (está en inglés, pero justo debajo os dejo traducido lo más importante), para que juzguéis por vosotras mismas.

READ  Piel Seca en la Perimenopausia: una gran conexión hormonal
¿Es bueno tomar Isoflavonas de Soja en la Perimenopausia?

Ventajas: «Se informa que las isoflavonas previenen la osteoporosis al promover la salud ósea y prevenir el cáncer de mama y las enfermedades cardiovasculares. Se sabe que las isoflavonas de soja actúan sobre los osteoblatos y osteoclatos y tienen efectos beneficiosos sobre la densidad mineral.La genisteína y la daidzeína conservan el hueso en modelos de roedores ovariectomizados. Plantas como el cohosh negro, el regaliz, la frambuesa roja, el trébol rojo y el kudzu tienen también fitoestrógenos para aliviar los síntomas de la menopausia. Se ha descubierto que las especies de radix estimulan la proliferación de osteoblastos, además de aumentar la actividad de agregación antiplaquetaria. Se ha demostrado que la Camelia Sinensis mejora los marcadores de osteoporosis, la reabsorción ósea, la actividad osteoclástica, la degradación del colágeno, pérdida de hueso, y densidad ósea.«

Desventajas: «Los fitoestrógenos se consideran disruptores endocrinos, por lo que tienen un elevado potencial para causar efectos adversos en la salud. Se ha demostrado que los suplementos con fitoestrógenos causan un grado 1 de adenocarcinoma endometrioide del endometrio. La ingestión de fitoestrógenos afecta al crecimiento de los pechos, a enfermedades del útero y fibromas. Se ha asociado también con una hepatitis tóxica aguda no viral(…)Los efectos beneficiosos de las isoflavonas de soja en los huesos son específicos de la etapa de la vida en la que se esté ( la edad) y dependen de la cantidad de estrógenos y de antecedentes hormonales endógenos.Los resultados son de la investigación son contradictorios (…)»

En resumen, si bien los fitoestrógenos son naturales y parecen más seguros que la TRH, actúan de la misma manera y pueden crear los mismos riesgos. Éstos pueden ser:

  • Cambios en los ciclos hormonales
  • Dificultades con la lactancia
  • Mayor riesgo de cáncer de mama
  • Mayor riesgo de endometriosis
  • Mayor riesgo de cáncer de endometrio
  • Mayor riesgo de hepatitis tóxica no viral
  • Mayor riesgo de fibromas uterinos

Se necesitan más investigaciones para comprender el alcance total de los fitoestrógenos en la salud femenina. Por el momento, es mucho mejor seguir una dieta rica en alimentos vegetales y evitar tomar suplementos de fitoestrógenos en dosis altas y durante un largo período de tiempo, por lo menos para estar más tranquilas.

READ  Cómo afecta el Deseo Sexual en la Perimenopausia y Menopausia

Lo mejor es que antes de tomar suplementos de Isoflavonas de Soja en la Perimenopausia o Menopausia, hables con tu médico para que él o ella te indiquen si son viables.

Existen otras plantas que son ricas en fitoestrógenos y que puedes incluir en tu dieta sin necesidad de tomar complementos:

1 . Semillas de lino – Son pequeñas semillas, doradas o de color marrón que tienen grandes beneficios sobre la salud femenina. Son muy ricas en lignanos (fitoestrógenos). Contienen hasta 800 veces más lignanos que otros alimentos vegetales.

Son increíblemente ricos en lignanos, un grupo de compuestos químicos que funcionan como fitoestrógenos. De hecho, las semillas de lino contienen hasta 800 veces más lignanos que otros alimentos vegetales (6 Fuente confiable7 Fuente confiable)

Los estudios han demostrado que los fitoestrógenos que se encuentran en las semillas de lino pueden desempeñar un papel importante en la disminución del riesgo de cáncer de mama, especialmente en mujeres posmenopáusicas 

2 . Frutas deshidratadas – Las ciruelas o los albaricoques deshidratados son algunas de las fuentes con mayor cantidad de fitoestrógenos.

3 . Semillas de sésamo – Pequeñas semillas llenas de fibra con un sabor similar al de la nuez. También son bastante ricos en fitoestrógenos, entre otros nutrientes importantes.

4 . Ajo – Un ingrediente popular que agrega un sabor y aroma picante a los platos. Aunque los estudios sobre los efectos del ajo en humanos son limitados, varios estudios en animales han demostrado que puede influir en los niveles de estrógeno en la sangre (Fuente confiableFuente confiableFuente confiable)

Además, un estudio de un mes de duración con mujeres postmenopáusicas demostró que los suplementos de aceite de ajo pueden ofrecer efectos protectores contra la pérdida ósea relacionada con la deficiencia de estrógenos, aunque se necesita más investigación.

5 . Melocotones – No solo están llenos de vitaminas y minerales, sino que también son ricos en fitoestrógenos conocidos como lignanos. Como dato curioso, un estudio sugiere que las dietas ricas en lignano pueden disminuir el riesgo de cáncer de mama en un 15% en mujeres postmenopáusicas. (Fuente de confianza).

Fuentes:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5713750/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3276006/

https://www.tandfonline.com/doi/full/10.3109/13697137.2014.966241

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17289903

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16614415

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3196693/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *