Saltar al contenido
Portada » Efectos Secundarios Sexuales de la Menopausia

Efectos Secundarios Sexuales de la Menopausia

Efectos Secundarios Sexuales de la Menopausia

Como sabes, la sexualidad, el deseo y la satisfacción en las relaciones varían de una mujer a otra. Cualquiera que sea el caso, la Menopausia a menudo puede cambiar todo lo que creías saber sobre este tema. Lo siento mucho, pero o bien porque sigues este blog y ya lo has leído, o porque lo has notado, los Efectos Secundarios Sexuales de la Menopausia son muchos y variados.

Diferentes estudios han encontrado que las mujeres durante la Perimenopausia, Menopausia y Postmenopausia, han experimentado una mayor tasa de disfunción sexual.

Así que hoy te cuento algunos de los problemas con los que te puedes haber comenzado a encontrar, o que si de momento no los experimentas, para que los tengas presentes por si en el futuro llegaran a darse.

¿Qué Efectos Secundarios Sexuales de la Menopausia puedes experimentar?

1. Deseo reducido

Con el paso de los años, tanto hombres como mujeres experimentamos un deseo más reducido. Pero las mujeres nos llevamos la peor parte. Porque podemos tener de dos a tres veces más posibilidades de sentir esa reducción en nuestros impulsos sexuales. Y esto es debido a nuestros queridos amigos los estrógenos, porque a medida que vamos llegando a la Menopausia, se van reduciendo.

Es muy importante que tengas en cuenta que el deseo también se relaciona con la salud mental y emocional. De cualquier modo, si te notas menos interesada en tener relaciones con tu pareja ahora, debes saber que no estás sola.

2. Sequedad vaginal

Sobre este tema te he hablado largo y tendido. Te dejo los enlaces donde te comento todo lo que debes saber:

Sequedad Vaginal en la Perimenopausia y la Menopausia

Cómo paliar la Sequedad Vaginal en la Menopausia

6 Vitaminas que te pueden ayudar con la Sequedad Vaginal en la Menopausia

Como ya te he contado, las oscilaciones de los niveles de estrógenos también puede ser responsables de una disminución en la lubricación vaginal natural. La sequedad vaginal a veces es la culpable de que las relaciones sean más dolorosas o, por lo menos, pueden hacer que te notes más incómoda.

Muchas mujeres encuentran alivio usando lubricantes o humectantes vaginales.

3. Disminución del placer

Para algunas mujeres, la sequedad vaginal se puede combinar con la reducción del flujo sanguíneo hacia el clítoris y también en la parte inferior de la vagina. Y esto puede llevar a una puede conducir a una disminución de la sensibilidad de tus zonas erógenas. Por lo que el clímax puede ser menos intenso.

4. Relaciones dolorosas

Otro efecto secundario común durante esta etapa les la dispareunia, o lo que es lo mismo, relaciones sexuales dolorosas. Puede haber muchos problemas que contribuyan a este problema, incluida la sequedad vaginal y el estrechamiento de los tejidos vaginales.

Para algunas mujeres, esto provoca una sensación general de incomodidad durante las relaciones sexuales. Otras pueden notar un dolor intenso, e incluso ardor.

Y así como la reducción del placer puede contribuir a un menor deseo sexual, también tiene sentido que experimentar más dolor con las relaciones pueda conducir a un desinterés en los encuentros de pareja.

5. Distracciones emocionales

El estado mental puede jugar un papel importante en el deseo, la excitación y la satisfacción. La Perimenopausia y la Menopausia a veces pueden contribuir a un estado mental de angustia.

Es posible que te sientas muy cansada como resultado de los cambios hormonales y los sofocos y sudores nocturnos. O incluso puedes notarte más estresada de lo normal.

Todos estos sentimientos, muchas veces, también llegan al dormitorio, lo que significa que estos efectos secundarios pueden ser tanto físicos como mentales.

Posibles tratamientos

Como siempre te comento, lo primero de todo es acudir a tu médico o ginecólogo para que te pueda tratar adecuadamente y mandarte las pruebas necesarias.

Incluso con todos esos efectos secundarios que te he mencionado, recuerda que la Menopausia no tiene por qué finalizar con tu vida sexual.

Lo primero es ir al médico, como te digo. Pero también puedes ir probando algunos remedios caseros, como:

  • Usar lubricantes o humectantes vaginales
  • Experimentar diferentes posturas
  • Probar la autoestimulación 

Puedes probar incluso un dilatador vaginal. Es un utensilio que ayuda a estirar el tejido vaginal que se ha vuelto delgado y seco debido a la Menopausia o a un período prolongado de abstinencia. Lo ideal es que se lo comentes a un ginecólogo porque te lo puede recetar.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.