Saltar al contenido
Portada » Problemas en la Piel durante la Menopausia

Problemas en la Piel durante la Menopausia

Problemas en la Piel durante la Menopausia

Durante la Perimenopausia y la Menopausia se produce un cambio drástico en los niveles hormonales, incluido una disminución de los estrógenos, que es lo que causa los síntomas asociados con esta etapa. Los síntomas más comunes de la menopausia incluyen sofocos, sudores nocturnos, cambios de humor y sequedad vaginal, pero también puedes tener problemas en la piel durante la Menopausia.

Hoy te voy a contar cómo los estrógenos y la menopausia afectan a la piel y si las erupciones están relacionadas con estos cambios hormonales.

Los Estrógenos y la piel

Como ya sabes, los estrógenos juegan un papel vital para la salud de la piel. Estas hormonas ayudan a:

  • Estimular la producción de grasa, colágeno y otras sustancias involucradas en la salud de la piel.
  • Promover la cicatrización de heridas.
  • Reducir los trastornos inflamatorios de la piel durante el embarazo o períodos de alto estrógeno.
  • Posiblemente protegiendo contra la mortalidad por melanoma y otros cánceres de piel.
  • Brindando cierta protección contra el daño solar.

Cómo afecta la menopausia a la piel

Si bien la disminución de los niveles de estrógenos tienen un impacto en la piel, hay muchos otros factores involucrados en la salud de la piel. Estos factores pueden incluir:

  • exposición al sol o daño
  • deshidratación
  • fumar
  • redistribución de grasa
  • genética

Los problemas en la piel durante la menopausia pueden incluir:

Sarpullido

No hay evidencia que sugiera que la menopausia esté relacionada con un tipo específico de erupción. Sin embargo, a medida que nos vamos acercando a la menopausia, el cuerpo se vuelve significativamente más sensible a los cambios de temperatura, particularmente al calor.

Durante la perimenopausia y la menopausia, una mujer puede sentir repentinamente calor y sudoración, lo que hace que nos pongamos rojas como un tomate. Esto se conoce como sofocos y pueden ser leves o lo suficientemente graves como para interferir con la vida diaria.

La disminución de los niveles de estrógenos puede causar picazón, sensibilidad o irritación en la piel. Es muy posible que también notes que eres más sensibles a las telas, los jabones o los productos de belleza. Rascarse la piel con picazón puede causar urticaria y erupciones.

Si te ha salido un sarpullido, debes considerar cambiar a productos naturales o sin fragancia para reducir la irritación y la inflamación. Si las erupciones se vuelven especialmente problemáticas, debes consultar a un dermatólogo para obtener más consejos.

Vello facial

La disminución de los estrógenos y otras hormonas puede causar cambios en el cabello de una mujer, provocando que se vuelva más fino o se caiga.

Durante la perimenopausia y la menopausia, puedes notar que comienza a crecer vello en la cara donde antes no había crecido. Esto puede incluir debajo de la barbilla, a lo largo de la línea de la mandíbula o en el labio superior. Un dermatólogo puede proporcionar diferentes opciones para la eliminación de ese vello, como un tratamiento con láser.

Adelgazamiento de la piel

A medida que caen los niveles de estrógeno, la piel puede volverse más delgada y delicada, lo que significa que se daña más fácilmente. El adelgazamiento de la piel puede incluso provocar hematomas más frecuentes y notorios.

Es fundamental utilizar un protector solar FPS 30 todos los días, incluso cuando no pases mucho tiempo al sol. Si bien el protector solar no puede tratar el adelgazamiento de la piel, puede evitar que empeore.

Deberás consultar a tu dermatólogo si la piel fina presenta un problema grave de desgarro o lesión. El médico puede sugerir tratamientos médicos que pueden ayudar a controlar el problema.

Piel seca

Además del adelgazamiento de la piel, tenemos más probabilidades de tener problemas de piel seca o escamosa.

Esto se debe a que los estrógenos ayudan a la piel a retener el agua, manteniéndola suave y húmeda. Sin estrógenos, la piel es propensa a secarse.

Para prevenir la piel seca, puedes usar un limpiador suave, ya que los jabones tradicionales pueden resecar mucho. La hidratación justo después de la ducha o el baño es lo mejor.

Evita el uso de exfoliantes u otros productos fuertes porque pueden ser particularmente dañinos para la piel delicada o seca.

Manchas de la edad

Las manchas de la edad son una queja común de las mujeres durante esta etapa. Esto suele ser un signo de daño solar que ha ocurrido a lo largo de la vida.

Utilizar protector solar constantemente y desde una edad temprana es la mejor manera de prevenir las manchas de la edad y el desarrollo de cáncer de piel más adelante en la vida.

Algunos tipos de cáncer de piel pueden parecerse a una mancha de la edad, por lo que es esencial consultar a un dermatólogo con regularidad. El riesgo de cáncer de piel aumenta con la edad y la exposición al sol.

Prevención de los problemas en la piel durante la menopausia

Los cambios en la piel son una queja usual entre las mujeres durante la perimenopausia y la menopausia.

Si bien estos problemas son el resultado de cambios hormonales normales, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a evitar que sucedan o empeoren. Los pasos incluyen:

  • Uso de crema hidratante: una crema hidratante sin aceite puede ayudar a mantener la piel suave. Elige un producto sin perfumes ni colorantes para minimizar el riesgo de irritación.
  • Usa protector solar todos los días: El empleo regular de protector solar puede ayudar a prevenir el daño de la piel por la exposición al sol.
  • Toma en serio la protección solar: además de usar protector solar, utiliza sombreros, gafas de sol y otra ropa protectora para mantener la piel cubierta mientras se expone al sol.
  • Acude al dermatólogo: es importante que acudas a un dermatólogo cada año. Además de la detección de cáncer u otras marcas sospechosas, también es una gran oportunidad para hacer preguntas sobre problemas o inquietudes sobre la piel.

Si bien no hay evidencia de que la menopausia pueda causar un sarpullido, es común que experimentes enrojecimiento e irritación de la piel durante un sofoco. Esto suele ser de corta duración y se resolverá una vez que desaparezca el calor.

Evitar los irritantes de la piel, aplicar protector solar a diario y ver a un dermatólogo puede ayudarte a controlar o prevenir algunas de las otras afecciones de la piel asociadas con la menopausia.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.