Endometriosis y calidad de vida

La endometriosis es una enfermedad sistémica (no ginecológica solamente) compleja que afecta a muchas mujeres de todo el mundo, desde el inicio de la primera menstruación hasta la menopausia (recuerda que es no tener la regla durante un año completo).

La endometriosis tiene muchísimos efectos colaterales en diferentes órganos del cuerpo femenino, incluyendo hígado, cerebro, bazo, pulmones e incluso el tejido adiposo.

Es una enfermedad crónica asociada con dolor intenso que afecta la vida de la mujer durante los períodos, las relaciones sexuales, las deposiciones y/o la micción, pero también ocasiona dolor pélvico crónico, hinchazón abdominal, sangrados abundantes durante las reglas, náuseas, fatiga y, a veces, depresión, ansiedad e infertilidad (esta última no siempre).

Actualmente no hay una cura conocida para luchar contra la endometriosis y el tratamiento suele centrarse en controlar los síntomas.

El acceso al diagnóstico precoz y al tratamiento eficaz de la endometriosis es importante, pero es limitado en muchos países.

Un estudio, creado por investigadores de la Universidad Yale (Estados Unidos) constata que la endometriosis conlleva muchos efectos colaterales, fuera de la región pélvica, por lo que se puede definir como una enfermedad crónica sistémica.

La endometriosis es una enfermedad en la que un tejido parecido (que no igual) al del revestimiento del útero crece fuera de este. Esto conduce a la inflamación y a la formación de tejido cicatricial en la región pélvica y (rara vez) en otras partes del cuerpo. Pero se ha llegado a encontrar endometriosis en el cerebro, pulmones, etc.

Se conocen por el momento varios tipos:

  • Endometriosis superficial que se encuentra principalmente en el peritoneo pélvico
  • Endometriosis ovárica quística (endometrioma) que se encuentra en los ovarios
  • Endometriosis profunda que se encuentra en el tabique rectovaginal, la vejiga y el intestino
  • En casos raros, la endometriosis también se ha encontrado fuera de la pelvis.

Síntomas de la endometriosis

La endometriosis a menudo causa dolor intenso en la pelvis, especialmente durante los períodos menstruales. Algunas mujeres también sienten dolor durante las relaciones sexuales o al ir al baño. Y otras tienen problemas para quedar embarazadas.

Hay mujeres que tienen endometriosis y no presentan ningún síntoma.

Un síntoma común es el dolor en la parte inferior del abdomen (pelvis). El dolor puede ser más fuerte:

Dolores en la Perimenopausia ¿qué relación existe?
  • Durante la regla
  • Durante o después de las relaciones sexuales
  • Al orinar o defecar.

Algunas mujeres también experimentan:

  • dolor pélvico crónico
  • sangrado abundante durante la menstruación o entre menstruaciones
  • problemas para quedar embarazada
  • hinchazón o náuseas
  • fatiga
  • depresión o ansiedad.

Los síntomas a menudo mejoran después de la menopausia, pero no siempre.

Los síntomas de la endometriosis son variables y amplios, lo que significa que los trabajadores de la salud pueden no diagnosticarla fácilmente. Muchas veces los problemas se achacan a otras enfermedades que pueden haber sido motivadas precisamente por la endometriosis.

Causas de la endometriosis

En la actualidad , los estudios no son definitivos, pero se piensa que la endometriosis puede surgir debido a:

  • Menstruación retrógrada – La sangre de la menstruación contiene células endometriales que va por las trompas de Falopio hacia la cavidad pélvica en el momento en que estamos sangrando. Esto puede ocasionar que las células parecidas a las del endometrio se depositen en el exterior del útero, donde pueden implantarse y crecer.
  • Metaplasia celular – Las células cambian de su forma de origen a otra diferente. Las células que están fuera del útero se transforman en células parecidas al endometrio y comienzan a crecer.
  • Las células madre pueden dar lugar a la endometriosis, que posteriormente se propaga por el organismo a través de los vasos sanguíneos y linfáticos.

También se puede encontrar tejido endometrial ectópico. Por ejemplo, se piensa que la endometriosis depende de los estrógenos. Esto hace que aumente la inflamación, el crecimiento de endometriomas (quistes de endometriosis en los ovarios) y dolor. Pero, esta relación entre estrógenos y endometriosis no está clara, porque no siempre la carencia de estrógenos significa la ausencia de esta enfermedad…

Adenomiosis uterina ¿qué es?

Es posible que hayas acudido al ginecólogo y te haya comentado que tienes adonomiosis uterina. Pues es, ni más ni menos, que una endometriosis interna. Es decir ese tejido del que te he hablado, se localiza en la capa muscular del endometrio (miometrio).

La causa de la adenomiosis, al igual que la de endometriosis, es desconocida también.

¿Cómo afecta la endometriosis a la calidad de vida?

La endometriosis tiene importantes implicaciones tanto sociales, como económicas, incluso de salud pública. Disminuye la calidad de vida de la mujer debido al dolor intenso, la fatiga, la depresión, la ansiedad y la posible infertilidad.

Niebla Mental en la Menopausia

Algunas mujeres que sufren de endometriosis tienen un dolor tan fuerte que les impide ir al trabajo o a la escuela.Pueden tener relaciones sexuales dolorosas que afectarn a la relación de pareja.

Por eso es muy importante hablar de la endometriosis y dar a conocer nuestros casos. Para que se investigue más sobre esta enfermedad silenciosa. Ya que en la actualidad no existe una cura definitiva.

Diagnóstico de la endometriosis

Si tienes y has tenido muchos problemas menstruales de síntomas menstruales y dolor pélvico crónico puede hacer sospechar a tu médico.

Lo malo es que la endometriosis a menudo puede presentar síntomas que imitan a otras enfermedades como puede ser un cólico al riñón. Así que eso contribuye a un retraso en el diagnóstico de más de 10 años en muchos casos…

El endometrioma ovárico, las adherencias y las formas nodulares profundas de la enfermedad a menudo necesitan no solo de una ecografía, sino de una resonancia magnética (RM) para detectarlos y, a veces ni por esas se localizan bien.

Tratamiento de la endometriosis

Los tratamientos para controlar la endometriosis pueden variar dependiendo de la la gravedad de los síntomas o si se busca un embarazo. Ningún tratamiento cura la enfermedad.

Existen diferentes medicamentos que pueden ayudar a controlar la endometriosis y sus síntomas: medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y los analgésicos (analgésicos) como el ibuprofeno y el naproxeno.

Los medicamentos hormonales, como los análogos de la GnRH y los métodos anticonceptivos (anticonceptivos), también pueden ayudar a controlar el dolor. Estos métodos pueden ser:

  • píldoras
  • dispositivos intrauterinos hormonales (DIU)
  • anillos vaginales
  • Implantes
  • Inyecciones
  • Parches.

Estos métodos nunca serán adecuados para aquellas mujeres que quieren quedar embarazadas.

En múltilples casos se usa la cirugía para extirpar las lesiones, adherencias y tejidos cicatriciales de la endometriosis. De eso os hablaré en otro artículo para no agobiaros demasiado y así os explicaré también mi caso en profundidad.

Siempre deberás comentar tus opciones de tratamiento con tu médico.

Mi caso:

Hace tan solo un mes que sé a ciencia cierta qur tengo endometrosis, aunque lo sospechaba desde hace años, que sufro de endometriosis.

Desde que comencé a tener la regla, mis problemas empezaron. Dolores horribles durante cada menstruación que se han ido agravando a medida que mi perimenopausia iba aumentando, tanto que incluso ya tenía dolores que no se pueden describir, sin que tuviera el periodo.

Niebla Mental en la Menopausia

Pero esos no eran los únicos síntomas, desde los 15 años sufro de hirsutismo ( exceso de vello corporal). Me han hecho pruebas de todo tipo sin determinar la causa. Tengo que estar muy pendiente de lo que como porque engordo con facilidad, tampoco se sabe por qué. Además he sufrido de ovarios polifoliculares u ovarios poloquísticos ( a los que achacaban los médicos todos los síntomas).

Hace 17 años nació mi hijo. Y al cabo de 3 años comencé a tener unos dolores horribles casi mensuales. He pasado por infinidad de médicos. Una doctora me llegó a decir que yo lo que tenía eran embarazos psicológicos, porque con ese dolor tan agudo, también sufría de náuseas casi todo el día… Con eso os digo todo, la preocupación por saber qué es lo que me afectaba por parte de ciertos facultativos fue nula.

Trece largos años con unos dolores similares a los de cólicos al riñón. Me hacen pruebas y me dicen que tengo los dos riñones llenos de piedras y que por eso tengo tantos problemas. Resulta que las pìedras desaparecen como por arte de magia y ahora solo hay un par. Yo no he visto nunca ninguna de las supuestas piedras que he «echado» y nadie me asegura que las haya disuelto… Es decir ¿había piedras o no? Supuestamente no. Otro mal diagnóstico.

En Enero de este año comencé a tener unos dolores más intensos (horrible es poco) una semana antes de tener la menstruación. Voy al médico y la doctora de cabecera me dice que tiene toda la pinta de que sea un quiste. Pero, claro, en lugar de mandarme a hacer una eco, me dice que pida cita en Planificación Familiar. Hasta Junio no me visitan allí. Me hacen una ecografía rápida y me dice la doctora que parece que hay un quiste en el ovario izquierdo. Para salir de dudas me manda una ecografía más completa y me deriva al ginecólogo preferente.

Rápidamente me realizan la eco y la ginecóloga me dice que aparecen dos masas, que una parece endometriosis pero que no lo saben a ciencia cierta. Me tienen que realizar una resonancia magnética.

En Julio me hacen esta prueba que tampoco es aclaratoria. Se ven dos masas, una, de nuevo, es muy posible que sea un endometrioma (quiste de endometriosis en el ovario izquierdo) y en el ovario derecho se ve una masa sólida y líquida que no se sabe lo que es…

Me visita otro ginecólogo y me dice que no pueden descartar que sea un tumor por lo que me manda otra prueba: un PET TAC. Esta prueba se realiza para descartar o confirmar cáncer.

En agosto me hacen esta prueba, voy de nuevo al ginecólogo y me dice que tampoco esta vez pueden descartar malignidad. Así que hay que tomar una decisión, o controlar lo que hace esa masa o pasar por quirófano.

Por supuesto ni me lo pienso, y digo que actuemos ya, que no voy a esperar a ver si suena la flauta por casualidad y me dicen qué es…

En octubre me realizaron una histerectomía total, y por un lado ha aparecido la dichosa endometriosis, la otra masa, todavía me queda esperar una semana para saber si era otro endometrioma o un tumor. Pero eso ya os lo diré cuando os cuente mi experiencia con esta cirugía.

A modo de opinión personal deciros, compañeras de fatigas, que vosotras os conocéis mejor que nadie. Por lo tanto no os dejéis avasallar por diagnósticos erróneos. Ese dolor no es psicosomático, no sois unas exageradas, luchad, informaros y jamás os rindáis.

Por cierto, toda mi admiración a aquellas mujeres que para ser mamás han sufrido una cesárea. ¡Sois unas campeonas!!!

Asociaciones de endometriosis en España

Asociaciones de encometriosis en América Latina

Asociaciones de endometriosis Internacionales

1 comentario en «Endometriosis y calidad de vida»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.