Problemas Cardiovasculares en las Piernas durante la Menopausia

Problemas Cardiovasculares en la Menopausia
0
()

Bastantes estudios de investigación han demostrado que la Menopausia está íntimamente relacionada con diferentes enfermedades Cardiovasculares, incluidos algunos factores de riesgo como el aumento del colesterol malo (LDL) y la disminución del colesterol bueno (LDH).

Además, también se ha demostrado que las mujeres que sufren de Menopausia Precoz (45 años o menos) suelen tener problemas de salud cardiovascular más tarde que aquellas que tienen la Menopausia más adecuada con la edad «normal» (sobre los 50 años).

Seguramente has llegado a notar en alguna ocasión entumecimiento, cosquilleo, o incluso que tienes las piernas hinchadas. Esto puede deberse a ciertos Problemas Cardiovasculares en las Piernas durante la Menopausia que hoy voy a intentar explicarte lo mejor posible.

Problemas Circulatorios en las Piernas durante la Perimenopausia y Menopausia

A estas alturas ya sabes que tanto la Perimenopausia como la Menopausia pueden provocar muchos problemas físicos y psicológicos. Y la hinchazón, pesadez, hormigueo, entumecimiento de las piernas, puede estar estrechamente relacionado con esta etapa.

Problemas Cardiovasculares en la Menopausia

Existen varios motivos principales por los que podemos experimentar Problemas Cardiovasculares en las Piernas durante la Menopausia (antes de continuar, quiero dejar claro que cuando me refiero a Menopausia en general, también incluyo la Perimenopausia).

Es muy posible que notes dolor, calambres, hinchazón, varices, pies calientes, e incluso que aparezca el síndrome de piernas inquietas. ¿Qué puede provocar todo esto? toma buena nota de las posibles causas:

Déficit de Magnesio

La bajada de estrógenos puede afectar a la absorción de Magnesio, por lo que puede tener un efecto perjudicial durante la Perimenopausia.

Una dieta pobre puede causar carencia de magnesio, y, además, el estrés «quema» el magnesio. Por lo que el déficit de este mineral es muy común en esta etapa.

Los síntomas característicos de un déficit de magnesio pueden ser calambres (sobretodo por la noche). Puedes notar las piernas inquietas. La sensación es de que tú quieres relajarte pero tus piernas no paran de moverse, es imposible dejarlas paradas.

Conócete mejor:  Perimenopausia o un Problema de Tiroides

Asegúrate de que tu dieta sea rica en alimentos que contienen magnesio:

Beneficios de la Clorofila en la Menopausia
  1. Trigo integral
  2. Espinacas
  3. Quinoa
  4. Almendras
  5. Tofu
  6. Alubias negras
  7. Edamame
  8. Aguacate
  9. Mantequilla de cacahuete
  10. Chocolate negro

En el caso de querer tomar suplementos de magnesio, es mejor que se lo consultes a tu médico por si tuvieran algún efecto contraproducente con algún medicamento que tomes.

Retención de Líquidos

De este tema ya te he hablado profundamente en este artículo, pero no quiero pasarlo de largo porque es de suma importancia.

La caída de los estrógenos puede interferir con las hormonas que controlan el equilibrio hídrico (de agua) en el cuerpo. Esto quiere decir que puedes deshidratarte muy a menudo, a medida que pasa la Perimenopausia.

Son muy pocas las mujeres que beben suficiente agua en la actualidad. Y esto también puede provocar sofocos y sudores nocturnos.

En este caso, es muy probable que notes que tienes los tobillos hinchados, y las piernas también pueden estar doloridas y notarlas pesadas y cansadas. Los pies puedes sentirlos muy calientes, por la deshidratación general. Y, aunque te parezca raro, la deshidratación también puede hacer que tus pechos te duelan más.

Así que asegúrate de que bebes suficiente agua. Y, sobretodo, acude al médico, en caso de que la hinchazón o el dolor no se calmen.

Problemas Circulatorios

La causa número tres, y no menos importante, es la circulación general. La circulación sanguínea puede deteriorarse en la Perimenopausia, por la caída de los estrógenos. También tiene mucho que ver que, en la actualidad, vivimos en una sociedad mucho más sedentaria que antaño. Al no movernos tanto, puede afectar a la circulación de nuestras piernas.

También, este problema, puede deberse a la fatiga. Si te notas muy cansada, no haces ejercicio, y no te apetece caminar aunque sea un poco. Por otro lado, la deshidratación de la que te he hablado antes también puede influir. Si estás deshidratada, tu circulación sanguínea se ve afectada.

Conócete mejor:  Exceso de Vello Facial en la Menopausia

Este problema en particular también causa tobillos y piernas [email protected]. Notarás las piernas cansadas, calientes, inquietas y posiblemente también venas varicosas.

No dudes en acudir a tu médico para que te mande un tratamiento adecuado. Pero existen también tratamientos naturales como las pastillas de vid roja, castaño de Indias o Ginkgo Biloba que ayudan mucho. Pero, eso sí, no olvides consultarlo con el doctor antes de tomarlas.

Problemas Estructurales

¿Qué quiere decir esto? ¿Te has dado cuenta que debido a los dolores en las articulaciones tu postura ya no es la misma? Todo tiene que ver con que al tener ese dolor articular, músculos y tendones tiran de nuestra postura y nos fuerzan a caminar o a movernos en general de otro modo. Pues esto también causa problemas en nuestras piernas.

Lo creas o no, el hecho de estar sentada todo el día delante del pc trabajando también afecta, especialmente a tus hombros, espalda baja y caderas. Por lo que puedes sentir dolor en las piernas e inflamación en los tobillos. Lo ideal es observar tu postura. Asegúrate de estar sentada correctamente.

Por regla general, cuando se trata de un problema postural, puedes notar dolor de rodillas, de tobillos o de pies. Puedes notar que cuando caminas, las plantas de los pies te duelen, y nunca antes te había pasado. Y también puedes sentir dolor en las caderas o dolor generalizado.

En este caso te pueden ayudar los ejercicios de estiramiento. Son ejercicios que, a la larga fortalecen la zona. Si te duele la espalda, nada mejor que acudir a un fisioterapeuta o quiropráctico. O puedes probar a realizar Pilates o Yoga.

Yo me paso muchas horas sentada delante del ordenador, y cada hora hago estos estiramientos que me van muy bien:

Webgrafía

Recuperar Masa Muscular en la Menopausia

¿Te ha gustado este artículo?

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

Conócete mejor:  Beneficios del Aceite de Onagra en la Perimenopausia

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *